Planteamiento educativo

El objetivo fundamental de la educación infantil es el pleno desarrollo de la personalidad, de todas las capacidades cognitivas, afectivas, sociales, motrices, comunicativas y de inserción social de los/las niños/as.

 

Escuela infantil “Pizquito” entiende y aborda la función educativa como el desarrollo integral del niño/a en todas sus necesidades e intereses y la coordinación de todos los elementos necesarios para la construcción de los aprendizajes. Esta función debe ser compartida con la familia. Por lo tanto fomentamos una relación estrechas con ellas así como su colaboración para la implicación en el desarrollo del niño/a. Es por ello que en nuestro Centro intentamos que dichos cauces sean abiertos y permanentes, donde la información y coordinación fluya en ambas direcciones.

 

La escuela entiende que esta acción educativa debe de tener un pilar fundamental en la individualización del proceso enseñanza aprendizaje, pues no solamente ha de tener en cuenta e integrar los distintos estilos educativos familiares sino, además, las características individuales de cada alumno/a. Asimismo también tiene que prever y articular los medios de detección temprana de posibles dificultades de aprendizaje y la forma de abordarlos, como la respuesta a posibles altas capacidades.


Por tanto, los Objetivos educativos a desarrollar son:


Desarrollar la autonomía del niño/a a través del descubrimiento, conocimiento y control de su propio cuerpo, tomando conciencia de sus posibilidades de acción y de sus limitaciones; formándose una imagen positiva y ajustada de si mismo. Adquiriendo seguridad afectiva y emocional, y desarrollando capacidad de iniciativa y autoconfianza consigo mismo y con los demás.


Identificar y expresar sus necesidades básicas de salud, bienestar, juego y relación, y la satisfacción de las mismas.


Observar, explorar, experimentar y respetar su entorno y los elementos que lo configuran; atribuyéndoles significación• Establecimiento de vínculos afectivos con los adultos y otros niños/as.


Regular su comportamiento en las propuestas de juego, realización de rutinas y en la relación con los demás de forma que le sirvan para dar cauce a sus intereses, conocimientos, sentimientos y emociones. Ayudándoles a descubrir la identidad de otros y respetar sus deseos y pertenencias.


Adquirir, enriquecer y perfeccionar el lenguaje oral, así como su utilización de forma adecuada en los distintos contextos para comunicarse tanto con los adultos, como con los otros niños/as y que esto le conduzca a expresar a través de él sus sentimientos y emociones, e influir en el comportamiento de los demás.

 • Desarrollo de habilidades comunicativas y de representación a través de los lenguajes musical, plástico, corporal y audiovisual. 


Los contenidos educativos se abordarán bajo una perspectiva “globalizadora”, es decir, un acercamiento global del niño/a a la realidad que quiere descubrir y conocer, pues es lo que despertará su interés; y lo conducirá a relacionar lo aprendido con lo que ya conocen, proporcionando situaciones y experiencias donde los nuevos contenidos, el niño/a, los relaciona con los que ya posee.


Todo ello se ha de desarrollar en un clima de seguridad afectiva y en un ambiente relajado  que facilite el crecimiento personal que les permita acercarse al mundo que les rodea y establecer sus primeras relaciones sociales. Creando un ambiente que favorezca actitudes positivas en el niño/a, distintos tipos de relación, la aceptación e integración de las diferencias y sobre todo, el crecimiento emocional del niño/a.


El método de trabajo se basará en la experiencia, la actividad y el juego; respetando y ajustándose a los diferentes ritmos de desarrollo de cada niño/a como ser individual y original que es.


Estos contenidos educativos se organizan en ámbitos de desarrollo y experiencia, que son:


Conocimiento de sí mismo, la autonomía personal, los afectos y las primeras relaciones sociales.

1.Descubrimiento del cuerpo como fuente de sensaciones, acciones, relaciones y experiencias.


2.El cuerpo en movimiento. La conquista del espacio.


3. Primeros vínculos en el Centro.


4.Satisfacción de necesidades básicas y primeros hábitos.


5. Expresión y comprensión de emociones.


6.Habilidades sociales en las relaciones con iguales.


Descubrimiento del entorno

1.El medio físico: elementos y relaciones.


2.Los seres vivos y la naturaleza.


3.La vida en sociedad.


Los diferentes lenguajes: La comunicación y representación

1. El lenguaje verbal.


2. El lenguaje plástico.


3. El lenguaje musical.


4. El lenguaje corporal.


5.El lenguaje audiovisual.


Todo lo expuesto debe estar encaminado a que el proceso de enseñanza-aprendizaje se produzca de forma sólida, por lo que es revisado a través del proceso de evaluación, tanto de la práctica educativa como de identificación de los aprendizajes adquiridos, la evolución de los niños/as y la revisión de la practica docente en el aula y en el conjunto del centro.


Esta evaluación se ha de producir desde la incorporación del niño/a al Centro a través de la observación continua en el periodo de adaptación y la entrevista inicial a los padres. Lo que permitirá un mayor conocimiento de las características individuales del niño/a y la situación evolutiva y madurativa del mismo.


A partir de ahí, la evaluación será global, continua, de carácter formativo, regulador, orientador y autocorrector del proceso educativo. Este procedimiento ayudará al educador, al centro y a la familia en su intervención educativa a adaptar la práctica educativa al grupo en general y a cada niño/a en particular y, si fuera necesario, establecer las adaptaciones individuales (adaptación curricular) encaminadas a la consecución de los objetivos propuestos. Por tanto, queremos que el proceso de evaluación sea una apreciación cualitativa de la evolución del niño/a en el proceso de aprendizaje, objetivando al máximo los criterios de valoración de dicho proceso y se realizará a través de la observación directa y sistemática del niño/a por parte del educador/a.


Además, ante la evolución social y de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) asumimos el reto de iniciar su aplicación a edades tempranas pues asumimos que son las nuevas formas de aprendizaje que adoptarán en el futuro inmediato los/las alumnos/as. Esta se realizará a través de los distintos medios audiovisuales e informáticos, cobrando una especial relevancia en la práctica educativa la pizarra digital interactiva (PDI) donde trabajaremos por proyectos coordinados con la programación educativa y adaptados  a la edad. Por otro lado, estas tecnologías nos abren otra posibilidad de interacción con las familias en cuanto a causes de información de la realidad del niño/a en cada momento.